3 problemas en una corporación causada por su compleja estructura organizativa

Las estructuras organizativas más simples solo son posibles en una pequeña empresa, donde un propietario maneja las cosas con la ayuda de unos pocos empleados. Un organigrama ni siquiera es necesario porque solo tiene dos capas: el propietario-gerente y los empleados. Este no es el caso en una corporación compleja. Emplean a muchos, lo que requiere de supervisores. El gráfico de dos capas crece a múltiples capas, también agrega departamentos. La compañía puede terminar dividida en divisiones en todo el mundo. Con tantas partes móviles, los problemas están destinados a desarrollarse. Comprender estos puntos débiles puede ayudar a una pequeña empresa en crecimiento a evitar los mismos problemas.

Lentitud

Una pequeña empresa puede ser un lugar dinámico. Cuando surgen oportunidades, un propietario puede saltar rápidamente. Cuando surgen problemas, el propietario moviliza a los empleados. Agregar complejidad ralentiza las cosas. Para movilizar a los empleados, el propietario debe pasar por gerentes que luego reúnen a los trabajadores. Los problemas en la línea del frente requieren que los empleados hablen con los supervisores inmediatos para encontrar una solución, que luego también consultan con los supervisores, y así sucesivamente en la cadena de mando donde se toma la decisión. Entonces la decisión tiene que volver a bajar. Habiendo cambiado la agilidad por el control, la compañía simplemente no puede ser tan receptiva a las fuerzas del mercado.

Comunicación

Una vez que se vuelve lo suficientemente complejo, una organización debe clasificar el trabajo en departamentos. Esto afecta la comunicación, porque los empleados están segregados, especialmente cuando la estructura organizativa incluye divisiones enteras separadas por distancia. La complejidad de la propia empresa también dificulta la comunicación. El investigador de Northeastern University, Michael Zack, señala en un artículo de 1999 en la revista "Knowledge Directions" que la complejidad requiere límites y simplificación para que las cosas se hagan. Por ejemplo, para hacer un trabajo, un contador solo necesita información relacionada con el trabajo en sí. Esto, junto con la segregación departamental, sirve para crear un grupo de información dentro de las divisiones o departamentos en lugar de ser compartido en toda la compañía.

Coordinación

Una empresa es un sistema que toma entradas, las procesa y luego produce salidas. Todas las partes del sistema están interrelacionadas y deben coordinarse. Las actividades de coordinación requieren comunicación. Con la complejidad que dificulta la comunicación, la coordinación, entonces, debe sufrir. A veces, un problema para conseguir personas, departamentos y actividades no es simplemente un subproducto de una comunicación incompleta o faltante, sino de la insularidad. Los departamentos y divisiones segregados desarrollan miopía y tienen dificultades para comprender las necesidades y preocupaciones de otras áreas de la compañía y, luego, pueden no reaccionar adecuadamente cuando se les pide que cooperen.

Compensación

Una pequeña empresa en crecimiento que experimenta problemas como resultado de la complejidad no es impotente. La lentitud se puede mejorar descentralizando, lo que significa delegar la autoridad a los niveles más bajos posibles. Esto permite que las personas más cercanas a una situación, y con frecuencia las más calificadas, puedan tomar decisiones. Por ejemplo, un empleado del parque que maneja un carrito de helados puede reordenar el helado en lugar de confiar en un supervisor. Eliminar capas de administración también puede ayudar. Algunas empresas complejas cambian a la estructura organizativa del equipo, en la que los equipos de empleados tienen autoridad. Estos equipos tienden a ser creativos, innovadores y adaptables. La empresa ve incrementos en la comunicación y coordinación.