Proceso de marketing estratégico en 5 pasos

Las organizaciones confían en el marketing estratégico para identificar, analizar y evaluar las necesidades y oportunidades en el mercado. Al establecer una dirección clara y establecer un propósito unificado para el crecimiento, un plan de marketing estratégico de cinco pasos ayuda a las empresas pequeñas y grandes a crear impacto, vinculación de marca y lealtad del cliente.

Identificación de la misión

El primer paso en el marketing estratégico es articular la razón por la cual la empresa existe y cómo puede beneficiar a los consumidores objetivo a largo plazo. En particular, esta declaración de misión pretende anticipar el futuro y describir un rol continuo para el producto, servicio o experiencia de la organización. Por ejemplo, la misión de una empresa aeroespacial podría ser proporcionar innovación continua en el transporte global. Un hospital podría declarar una misión para liderar la mejora de la salud pública y la educación.

Análisis de la situación

Las organizaciones realizan un análisis de la situación, también conocido como FODA, para evaluar y priorizar sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Este segundo paso en el proceso de marketing estratégico ayuda a los gerentes a comprender los recursos sobre los que pueden desarrollarse y los desafíos que enfrentarán. Las fortalezas y debilidades se consideran factores internos, bajo el control de la empresa. Por ejemplo, una buena imagen en la prensa de moda sería una fortaleza clave para un fabricante de vestidos, mientras que una relación mal mantenida con los minoristas de ropa se consideraría una debilidad. Las oportunidades y amenazas surgen del entorno externo, como una economía fuerte o un nuevo impuesto sobre la nómina.

Objetivos de marketing

El tercer paso en el marketing estratégico es establecer objetivos de marketing. Estos son objetivos claros y medibles que dan a los tomadores de decisiones una base para tomar decisiones y evaluar el progreso. Los objetivos generalmente se expresan en términos de uno o más objetivos cuantitativos como ingresos, ganancias, ventas o participación de mercado. Es importante destacar que cada objetivo debe ser alcanzable dentro de un período de tiempo fijo. Por ejemplo, apuntar a un aumento del cinco por ciento en las ganancias podría ser realista dentro de un año, pero probablemente no dentro de un trimestre.

Estrategia y evaluación

El cuarto paso en el marketing estratégico es el desarrollo de la estrategia. Esto implica seleccionar un mercado objetivo o un grupo distinto de consumidores que es más que probable que compren el producto o servicio de la empresa. Los planificadores de marketing también deben elegir tácticas de implementación, específicamente, formas efectivas de usar las herramientas de mezcla de marketing de producto, promoción, precio y distribución para alcanzar e influenciar a los posibles compradores. El quinto paso, la evaluación, significa especificar cómo, cuándo y quién debe monitorear y evaluar estas tácticas a lo largo del tiempo.