Los 7 problemas más disruptivos en el lugar de trabajo

Las llamadas telefónicas fuertes, los malos olores de la cocina y los ruidos de la impresora pueden interrumpir su concentración en el trabajo. Sin embargo, estos son relativamente menores y, por lo general, no tienen efectos duraderos en los empleados. Los problemas más disruptivos son considerablemente más difíciles para los gerentes, ya que pueden tener impactos significativos en la moral y la productividad de los empleados. La mayoría de estos problemas provienen de personas que no son jugadores de equipo y quienes no administran eficazmente las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo.

Tardanzas crónicas o absentismo

Pocas cosas tienen un impacto negativo en la moral de los empleados más que tener que compensar a un compañero de trabajo que está siempre tarde o con frecuencia ausente. Además de sus propios deberes y plazos, debe responder llamadas o asistir a reuniones para el compañero de trabajo que no está disponible. Este problema, si no se aborda con prontitud y decisión, puede llevar a una erosión de la moral y la productividad, fomentar la mala voluntad hacia el empleado ofensor y generar dudas entre los empleados sobre la disposición y la capacidad de la gerencia para enfrentar problemas problemáticos.

Chismes y malas actitudes

El segundo tema, el chisme, puede comenzar como un intercambio breve y aparentemente inofensivo entre dos amigos en el trabajo, pero con frecuencia se convierte en una actividad tóxica y destructiva que aumenta el estrés de los compañeros de trabajo y se alimenta de su tiempo productivo. Un tercer problema, las malas actitudes, puede ser igualmente disruptivo. Incluso si solo uno o dos empleados tienen actitudes siempre malas, el efecto corrosivo se propaga a través del lugar de trabajo. Dichas actitudes afectan a los miembros del equipo y a los compañeros de trabajo, lo que dificulta los esfuerzos de cooperación y el trabajo en equipo y hace que se caiga un papel en la oficina.

Know-It-Alls y Prima Donnas

Los temas cuarto y quinto están estrechamente relacionados, y cada uno tiene que ver con empleados individuales que esperan, exigen o requieren un tratamiento especial por parte de compañeros de trabajo y supervisores. Para agregar insulto a la lesión, estos empleados absortos en sí mismos pueden ser altamente capaces y productivos, haciendo que la administración no quiera enfrentarlos. Tolerar a estas personalidades solo alienta, si no condona tácitamente, su comportamiento, lo que lleva al resentimiento y la frustración entre sus compañeros de trabajo, así como a sofocar la iniciativa y creatividad de los demás. Tratar de acorralar la necesidad de saberlo todo para tener la última palabra y convertir a la prima donna en un jugador de equipo más efectivo son los desafíos más importantes incluso para los gerentes más efectivos.

Oficina romances

Los dos últimos problemas también son los dos más difíciles de abordar para los gerentes, ya que se ubican en el área gris entre la expresión personal y las políticas del lugar de trabajo legalmente aceptables. Uno de estos, los romances de oficina, a menudo hace que los compañeros de oficina se sientan excluidos e incómodos. Se les puede pedir que cubran a la pareja o hagan concesiones para ellos, lo que erosiona la moral del grupo. La situación puede ser particularmente perturbadora si uno de los dos tiene un rol de supervisión sobre el otro, lo que provoca una percepción de favoritismo. Si una relación de oficina termina mal, los compañeros de trabajo pueden sentir que se ven obligados a tomar partido, lo que disminuye aún más la cohesión en el lugar de trabajo.

Problemas personales en el trabajo

Una última interrupción en el lugar de trabajo es la categoría de asuntos personales. La mayoría de los empleados tienen un día de descanso ocasional ocasionado por preocupaciones externas. El problema surge cuando los problemas personales hacen que un empleado sea crónicamente incapaz de cumplir con los estándares o mantenerse enfocado en el trabajo. Esta empleada interrumpe constantemente a los compañeros de trabajo con la última parte de sus problemas de relación, después de lo cual ella desaparece en el baño durante una hora para llorar, luego se vuelve a maquillar. Otro lleva a cabo conversaciones telefónicas ruidosas y abusivas con su cónyuge, luego saca su enojo y frustraciones con sus compañeros de trabajo. Tales escenarios requieren que los gerentes aborden los problemas a menudo delicados y difíciles con los subordinados para evitar que los problemas infecten el lugar de trabajo más amplio.