Importancia de la toma de decisiones de negocios

En los negocios, los ejecutivos necesitan tomar una gran cantidad de decisiones. Desde qué compañía proporcionará y almacenará las máquinas expendedoras de la sala de descanso, a la que se reducirán los costos durante un tiempo de escasez, todo ello requiere una cuidadosa reflexión y planificación. Es esencial que cada decisión, sin importar cuál sea su importancia percibida, se tome con las mejores intenciones y con los mejores intereses de la compañía en el corazón.

La salud del negocio depende de ello

Tomar decisiones empresariales rápidas puede hacer o deshacer un negocio. Cambiar las prácticas comerciales por capricho o porque un propietario está de mal humor puede tener consecuencias irreversibles. Todas las decisiones de negocios deben ser consideradas cuidadosamente y, de preferencia, deben ser aportadas por otros. El propietario del negocio tiene la última palabra, pero se deben llevar otras voces a la mesa para que todos los lados de un problema puedan ser considerados.

Se necesita un equipo

Una empresa es tan buena como su miembro más débil, por lo que formar un grupo de administración fuerte es fundamental para la capacidad de la empresa de tomar buenas decisiones, lo que lleva al éxito de la empresa. Todos los miembros de la gerencia deben estar en la misma página, en cuanto a lo que constituye la misión y los objetivos del negocio. Una vez que todos conocen la misión, es más fácil decidir cómo cumplir sus objetivos. Si valoras a una persona lo suficiente como para ponerla en el equipo, entonces debes valorar la opinión de esa persona, incluso si no está de acuerdo con la tuya.

Consultar a alguien con más experiencia

Si no se siente lo suficientemente seguro en sus habilidades o en las habilidades de su equipo para tomar una decisión sólida, no hay nada de malo en obtener ayuda de alguien fuera de la compañía. Por ejemplo, una empresa de diseño gráfico puede consultar con un abogado para revisar un nuevo contrato, o un abogado puede contratar a un contador para que le ayude con los estados financieros de la firma de abogados. Nadie es un experto en todo, y una buena toma de decisiones incluye saber cuándo buscar ayuda adicional.

No tengas miedo de revertir

A veces, una decisión tomada necesita ser revisada. Un movimiento de negocios que fue ideal en enero podría no ser tan efectivo en julio. Es aceptable evaluar las decisiones comerciales anteriores y elegir modificar o revertir completamente esa decisión. A pesar de que las decisiones permanentes a largo plazo suelen ser el objetivo, a veces, hay que pensar a corto plazo y luego revisar el problema en una fecha posterior.

Areas grises

No todas las decisiones son en blanco y negro. En algunos casos, también hay que mirar el área gris. Aquí es donde un equipo directivo sólido o experiencia adicional entra en juego. Estas personas pueden ayudar al propietario de un negocio a ver todos los lados de un problema, lo que mejora las posibilidades de tomar una decisión empresarial que sea en el mejor interés de la compañía.